Excursiones

VISITAMOS GÉSERA

Hace unos días visitamos el pueblo de Gésera. Se trata de un pequeño municipio del Valle de la Guarguera. 

Este valle está situado en la parte sur de nuestra comarca y constituye una de las zonas más despobladas del Pirineo Aragonés, perteneciendo todos sus pueblos al municipio de Sabiñánigo.

A la Guarguera se accede desde el desvío de la N-330, anterior a la antigua subida de Monrepós, por una carretera que llega hasta la localidad de Boltaña, en la vecina comarca de Sobrarbe.

En unos diez minutos, un desvío a la derecha nos marca varios pueblos, Grasa, Yéspola, Gésera y Arrasó. Lo tomamos cruzando un pequeño puente que pasa sobre el río Guarga.

Nada más llegar a Gésera se observan bellas muestras de la arquitectura popular en sus construcciones: espectaculares chamineras, portadas, ventanas y muchos pajares o bordas típicas de esta zona del Pirineo. Sólo el pasear por sus calles nos enseña mucho sobre sus antiguos pobladores.

Gésera se encuentra dividido en dos barrios: por un lado Casa Tejedor, La Abadía y la Iglesia, y el resto de las casas forma el otro barrio.

Cuenta con una iglesia, dedicada a San Pedro, que presenta una nave dividida en tres tramos con capillas laterales, con cabecera plana y cubierta mediante bóvedas de cañón con lunetos. A los pies se encuentra un coro elevado, y el acceso se realiza a través de un arco de medio punto protegido por un atrio, sobre el que se eleva la torre del campanario, rematada ésta con un tejadillo a cuatro vertientes. En el Museo Diocesano de Jaca, se puede contemplar un pantocrátor del siglo XI procedente de esta iglesia. 

Parece ser que esta iglesia es de finales del siglo XVII o comienzos del siglo XVIII.

Algunas teorías hablan de un templo anterior a la iglesia, dónde se encontrara el “Retablo de S. Juan de Gésera” (siglo XIII) que luego sería trasladado a esta Iglesia de S.Pedro. En la actualidad está expuesto en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

Algo que despierta mucho interés en Gésera, que se encuentra junto a la iglesia son sus “Tumbas antropomorfas”, que son vestigios funerarios de época medieval muy curiosos de ver. Este conjunto consta de decenas de tumbas que aparecieron en el exterior de la iglesia y también en el interior de “Casa Tejedor”, que es la que se encuentra junto a la misma. El conjunto fue excavado en los años 80 por María Asunción Bielsa con la ayuda de la Asociación Amigos de Serrablo.

Otro elemento importante es el Pozo, de planta rectangular acompañado de un abrevadero.

A la vuelta nos detuvimos en el puente para ver el antiguo puente colgante. Es un sencillo puente de madera con sirgas. Aunque se encuentra bastante deteriorado, tiene una belleza especial por lo que representa; imaginar la cantidad de personas que lo debieron de cruzar, hace que te traslades a otras épocas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s